Métodos eficaces para limpiar la puerta de la ducha

¿Cada vez que viene de visita tu suegra te hace un inocente comentario sobre las manchas de jabón o humedad que hay en la mampara de la ducha? No worries.

Prevenir antes que curar

Sabemos que nuestro ritmo de trabajo diario no nos permite dedicarle toda la atención que nos gustaría a mantener la casa impecable. Tranquilo, que no pretendemos que ahora te conviertas en un maniático de la limpieza (para eso ya estamos nosotros).

Pero si nos ponemos a pensar, ¿cuánto puedes tardar en pasar un paño seco* por el cristal de la mampara una vez has terminado de ducharte?

*Importante: ¡asegúrate de que el paño no deja pelusas o cómprate una rasqueta de goma limpiacristales!

No más de cinco minutos, ¿verdad? 

A menos que tu casa sea la de la Preysler y tengas una ducha gigante, claro. Y, en ese caso, probablemente no estés leyendo este artículo porque no serás tú quien se encargue de la limpieza del baño. 

Así que ya sabes: cada vez que te duches, pasa un paño limpio y seco por el cristal de la mampara para eliminar las gotas de agua.

Te aconsejamos también que, después de ducharte, abras las ventanas o la puerta del baño para ventilar el espacio. 

La humedad es fuente de bacterias, hongos y otros agentes no deseables en nuestro bonito cuarto de baño.

Ahora nos dirás: ?pues yo no acostumbro a hacer nada de esto: ni paso el paño limpio ni ventilo el baño?.

No sufras, si has sido un poco descuidado, no es tarde para solucionarlo. A continuación, te vamos a contar en exclusiva varios métodos infalibles para limpiar el cristal de la puerta de la ducha. 

 

 

Los mejores métodos para limpiar la puerta de la ducha 

Con estos sencillos trucos y consejos no habrá mancha de jabón, cal o humedad que se resista. ¿No te lo crees? 

Solución a base de agua y vinagre blanco

  1. Echa en un cubo la misma cantidad de agua y vinagre blanco.
  2. Coge una esponja y humedécela en la mezcla resultante.
  3. Frota con fuerza la superficie de la mampara con la esponja dibujando círculos.
  4. Una vez eliminados los restos de cal o jabón, enjuaga el vidrio con agua limpia.
  5. Y por último, pasa un paño suave y seco para secarlo.

Toque final para nota: pasa un paño mojado con un poco de jugo de limón si quieres que la mampara brille como el primer día.

Limpiador a base de vinagre blanco y bicarbonato

  1. Aplica la solución sobre la superficie de la mampara.
  2. Deja actuar 10 o 15 minutos.
  3. Transcurrido este tiempo, utiliza una esponja humedecida en agua para eliminar los restos que hayan quedado en el cristal.
  4. Para acabar, pasa un paño suave y seco para secar la mampara.

Toque final para nota: un poquito de zumo de limón, como en el método anterior, vuelve a ser clave para que tu ducha brille tanto que deslumbre a los invitados.

Y te estarás preguntando, ¿y qué hago con las partes de aluminio o acero de la ducha? Tranquilo, también podemos ayudarte. 

Cómo limpiar las manchas de humedad o moho en aluminio o acero

Aparte de los pulidores de metal u otros productos específicos para el cuidado y limpieza del aluminio o acero que existen en el mercado, tienes a tu alcance otros remedios caseros más baratos pero igual de efectivos.

Si tu ducha tiene acabados en aluminio:

  1. Mezcla en un vaso vinagre y una cucharada de sal y ve añadiendo poco a poco harina hasta obtener una masa.
  2. Aplica la mezcla resultante sobre el metal con un paño (asegúrate antes que no resulta abrasivo probándolo en una zona no visible de la ducha.)
  3. Déjalo actuar unos 30 minutos y enjuágalo después con agua tibia.
  4. Por último, pasa un paño suave para sacarle brillo.

Si tu ducha tiene acabados en acero: 

  1. Vierte agua con bicarbonato sódico y vinagre blanco en un cubo u otro recipiente similar.
  2. Empapa una bayeta en la mezcla resultante y frota sobre el acero hasta dejarlo limpio.
  3. Utiliza un trapo suave para secar la superficie de acero.

¿Has visto qué rápido, fácil y económico? Ya no tienes excusa para tener un baño de portada.

Di adiós a las manchas de jabón, cal, moho, hongos y bacterias de la mampara de la ducha. ¡Ya no son bienvenidos en tu cuarto de baño!

Pero, sobre todo, recuerda que, si quieres conservar tu ducha como nueva, lo mejor es el mantenimiento y la limpieza de la ducha cada semana.

Prueba alguno de estos métodos de limpieza para combatir los efectos de la humedad en la ducha y cuéntanos cuál ha sido el resultado. Puedes hacerlo en la sección de comentarios de aquí abajo. 

¡Nos encantará saber cuál ha sido la cara de sorpresa de tu suegra al ver el cambio!

0 comentarios
Deja un comentario