Ramen, ñamiñami

Qué bien sienta un ramen en un día de frío. Es un plato suave, cálido, untuoso, rico en sabores y versátil. Y además, bien sano, ¡qué más quieres!

MyPoppins quiere que hagas un buen ramen, pero que no te rompas la cabeza: aquí va una receta de un ramen que puedes hacer con cosas que tengas a mano por casa.

  • 1 Litro de caldo: Mejor si es natural, pero de brick también nos sirve. Puede ser de pollo, de verduras, lo que prefieras, ¡mientras sea bajo en sal!
  • Fideos de trigo
  • Salsa de soja
  • Cinta de lomo fresca o pechuga de pollo. Si no comes carne puedes sustituirla por más vegetales, tranqui.
  • Setas shiitake o champiñones
  • Mirin, vinagre blanco o vino blanco
  • Miso (opcional)
  • Jengibre en polvo (opcional)
  • Un huevo

Primero preparamos la carne, a fuego medio para que se haga poco a poco y quede jugosa. Salteamos las setas o los champiñones sin tallo durante 3 minutos, y reservamos para luego. Después, cocemos el huevo durante 6 minutos: así la clara quedará hecha, pero la yema no del todo, y se diluirá en el caldo más adelante. Aquí una imagen que debería de convertirse en tu biblia de los huevos cocidos desde ahora:

 

-

 

Ahora, el caldo. Ponemos a hervir suave 1 litro de caldo. Añadimos 6 cucharadas soperas de salsa de soja. Añadimos 2 cucharadas soperas de mirin, o vino blanco, es para darle un toquecillo. Después, echamos 2 cucharadas pequeñas de miso y 1/2 cucharada pequeña de jengibre en polvo. A fuego lento baby

Añadimos los fideos y las setas al caldo. Cuida el tiempo de cocción, ¡lo ideal es que queden al dente! Cuando estén listos, lo preparamos en un bol, junto con la carne y el huevo, pelado y partido a la mitad. Adorna tu plato como quieras, ¡y que aproveche!

0 comments
Leave a comment