Cómo limpiar una plancha quemada y dejarla como nueva

Por fin has encontrado el momento de planchar esa pila de ropa que te pone ojitos desde un rincón para que la mimes y trates con mucho cariño. Con resignación, te pones manos a la obra y suena el teléfono o algo te distrae... ¡Horror! Ya la hemos liado. No te flageles. Ni eres la primera persona a la que le pasa ni des por perdida tu plancha. Hay muchas soluciones caseras para limpiar una plancha que ha sufrido un pequeño accidente doméstico. A continuación te damos algunos truquillos que puedes seguir para salvar la vida de tu querida y adorada plancha.

Pasos para limpiar una plancha quemada y no tener que comprar otra

Si no quieres que los restos de ropa que han quedado adheridos a la plancha tras ese pequeño descuido estropeen tu falda o camisa favoritas, solo tienes que seguir estos sencillos pasos para limpiarla y dejar tu plancha como nueva. ¡Ya verás qué fácil!

1. Desenchufa la plancha

Parece algo evidente, pero no está de más recordarlo. Ya sabemos lo nerviosos que podemos ponernos cuando vemos salir humo de la tabla de planchar o de ese pantalón que tanto nos gusta.


2. Calienta una pequeña cantidad de vinagre blanco

¿Cuántas veces nos ha sacado de un apuro el vinagre?

Pues en esta ocasión no iba a ser menos. Gracias a sus compuestos ácidos, el vinagre es un producto infalible para la limpieza en general y conseguirá que nuestra plancha luzca de nuevo perfecta.

3. Frota la superficie de la plancha suavemente con ayuda de un paño o esponja

Si hay restos de suciedad en los agujeros o ranuras del electrodoméstico, utiliza un bastoncillo para los oídospreviamente empapado en vinagre para llegar a las zonas más difíciles.

En este punto, tu plancha debería estar reluciente y lista para seguir con su tarea habitual. No obstante, si la suciedad persiste podemos utilizar sal gruesa. 

Cómo dejar la plancha más reluciente que los chorros del oro con sal gruesa

Sí, esa que utilizas, por ejemplo, para cocinar dorada a la sal. Sigue estos pasos:

  1. Vuelve a enchufar la plancha (porque supongo que nos has hecho caso en el punto número uno, ¿verdad?).
  2. Vierte varias cucharadas de sal gruesa en un paño.
  3. Una vez el aparato esté caliente, frota la superficie sobre el paño hacia adelante y hacia atrás hasta que las quemaduras desaparezcan. Hazlo suavemente para no dañar el electrodoméstico.
  4. Apaga la plancha.
  5. Y, cuando se haya enfriado del todo, limpia la superficie con una esponja o paño húmedo.

Fácil y rápido, ¿verdad? 

Pues espera, espera, que todavía hay más trucos. 

 

 

Otros trucos caseros para limpiar una plancha quemada

Si los pasos que te hemos explicado no te funcionan a la perfección (seguro que funcionan, pero siempre hay una excepción que confirma la regla), también puedes recurrir a esa vela de San Valentín que nunca enciendes o al tubo de pasta de dientes que tienes tirado en el baño. Te contamos cómo:

Cera de vela

Con la plancha encendida y a una temperatura moderada (¡no queremos que te quemes ahora tú!), frota la velacontra la superficie de la plancha y, luego, retira la cera con un paño suave.

Si aún quedan restos de suciedad, entonces puedes aplicar una pequeña cantidad de vinagre, como hemos visto antes. 

Pasta de dientes

Asegúrate de que la plancha está desenchufada (qué pesados somos, eh) y, a continuación, extiende un poco de pasta de dientes sobre la superficie del aparato. Frótala con un paño limpio con suavidad.

Después, activa la función ?vapor? de tu plancha durante unos cinco minutos aproximadamente y déjala reposar.

Comprueba que la base ya no quema, sino que está tibia, y pásale un paño para pulirla y quitar los restos de crema.

¿Has visto qué fácil? No necesitas moverte de casa para dejar tu plancha como nueva. Simplemente con abrir el armario de la cocina encontrarás la solución a estos problemillas domésticos. 

Por supuesto, esperemos que no tengas que recurrir a ellos, pero si alguna vez te despistas y tu plancha se quema, ya sabes que no es necesario ser MacGyver para poder limpiarla. 

Si tienes otros trucos o bien quieres compartir con nosotros tu experiencia, utiliza nuestro apartado de comentarios. ¡Cualquier idea nueva será bienvenida!

1 comentarios
Deja un comentario
SUSANA E. BERNAL MANNING

Muy buenos y útiles consejos, pero si mi plancha no está quemada, sino sucia ¿que debo hacer? La presté y me la regresaron sucia, pero no sé de qué